Siguenos en: La Caja Tonta, telebasura, cine clásico y barroco, libros raros, deportes épicos, corrupción política, memoria histérica, noticias absurdas

La Barbie y el Ken de ‘carne y hueso’ no se gustan al conocerse en persona

AMBOS HAN PASADO POR EL QUIRÓFANO Y SE MAQUILLAN PARA PARECERSE A LOS MUÑECOS

Lukyanova, de 23 años, y Jedlica, de 32, son dos personas que se han sometido a todo tipo de tratamientos para parecerse a Barbie y a Ken. Tras años de trabajo, quirófano y maquillaje, ambos quedaron horrorizados al ver la imagen y estética del otro.

Barbie y Ken, de carne y hueso

Valeria Lukyanova

ken humano

6672295d22ad47c3a49f181f9075f428 2418bb7f53724b63a03831a07c0935ff 5099c0244947d_620x0
Valeria Lukyanova, de 23 años, con el pelo largo y rubio como la Barbie original, una cintura muy delgada y busto grande, voló de su ciudad natal en Ucrania a Nueva York para reunirse con Jedlica Justin, con la estética de Ken con 32 años, para un próximo episodio de ‘Inside Edition’. Sin embargo, ambos no se llevaron bien. Y sin rodeos, la ucraniana dijo después de su cita: “Él ha exagerado sus labios”. Según medios internacionales, la pareja “odiaba cómo era la estética del otro”. Jedlica y Lukyanova nunca se habían visto antes de su aparición en la televisión, aunque sí conocían la existencia uno del otro. En noviembre pasado, Jedlica expresó a ‘The Huffington Post’ su apreciación sobre ella: “Me parece que gran parte de su aspecto se debe al maquillaje, el pelo falso y el adelgazamiento del  ‘corsé’. Las ‘drag queens‘ han puesto las mismas ilusiones con el maquillaje y el vestuario durante años”. Lukyanova le devolvió el golpe, explicando a ‘The Sun’ su punto de vista: “Justin ha dicho cosas malas sobre mí, pero él tenía más de 90 operaciones, mientras que yo sólo tenía una. No estoy ocultando que me he hecho cirugía plástica. Tengo implantes mamarios porque quiero ser perfecta. Sería mejor no comentar quién es de plástico y quién no. Creo que él es un hombre guapo, pero ha exagerado sus labios”. Jedlica saltó a la fama el año pasado cuando se supo que se había gastado 100.000 dólares en diferentes tratamientos y cirugías para cambiar su cuerpo. Este año ha sido su vez número 100 en el quirófano. “Siempre he pasado por la cirugía plástica porque es una extensión de mí ser creativo”, dijo durante una entrevista en el programa de televisión Doctors. Entre sus operaciones, destacan cinco rinoplastias, hueso craneal para dar forma a las cejas y aumentos de las mejillas, los labios, los glúteos y la barbilla.Él se operó por primera vez cuando tenía 18 años con un retoque de la nariz. En cuanto a porqué aspira a parecerse a un muñeco de plástico, Jedlica explica que “los niños juegan con Barbie y Ken todo el tiempo, por lo que eso nos alimenta desde muy pequeños sobre lo que es bello”.

Lukyanova, por su parte, llegó a la prensa el pasado otoño después de que publicase una serie de videos caseros en YouTube, que revelaba que sus proporciones eran como las de sus muñecas. Para parecerse más a Barbie lleva lentes de contacto azules sobre sus ojos naturalmente verdes. Además, admite que lleva implantes mamarios. Sin embargo, insiste en que el resto de su cuerpo es totalmente natural y delgado debido a entrenamientos diarios en el gimnasio. El maquillaje y trajes diminutos completan su look.

En una entrevista anterior en la revista ‘V’, dijo que por la mañana le gustaba centrarse en su rostro y disfrutar de un masaje y después se pasa el resto de su tiempo en Internet. La meditación es también uno de sus pasatiempos favoritos. Así afirmó que su “trabajo de verdad” era ser “profesora de la Facultad de Viajes Fuera del Cuerpo“, una institución que al parecer enseña a los estudiantes a salir de su cuerpo físico y a viajar en el reino espiritual.

Volviendo sobre el tema de ser una muñeca viviente, Lukyanova dijo a Inside Edition que “Barbie es la mujer ideal” y que ella había estado fascinada con el personaje de Mattel desde que tenía cinco años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *