No ha habido otra igual

Anja Andersen revolucionó el balonmano femenino en la década de los 90. Nació en Odense en 1969, y lo ha ganado todo como jugadora y como entrenadora. Fue campeona de Europa con Dinamarca a los 25 años, medalla de oro en los JJOO de Atlanta ’96, y campeona del Mundo en 1997 también con su selección.
Era temperamental, inventó un nuevo estilo de balonmano, su habilidad con el balón era única y anotó goles que a día de hoy continúan siendo increíbles. Con su selección disputó 133 encuentros y anotó la friolera de 726 goles.
Tenía sólo 30 años cuando los médicos le obligaron a abandonar la práctica activa del balonmano debido a una disfunción cardiaca, y en el año 2000 comenzó a edificar su carrera como entrenadora. El club de sus amores fue el Slagelse danés, escuadra que convirtió en la mejor del planeta y con la que se proclamó tricampeona de la Champions League en los años 2004, 2005 y 2007. También ha sido seleccionadora de Serbia, dirigió al FCK danés durante un par de temporadas y este mismo año probó suerte con el campeón rumano, el Oltchim Valcea. Un equipo donde creó una revolución, cambió de posición a numerosas jugadoras y duró sólo un mes.
Genialidad y fantasía, Anja pasará a la historia del deporte mundial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.