Las ventas de libros caen 900 millones de euros en los últimos cinco años

  • Durante los últimos cinco años, el sector editorial en España ha pasado de facturar 3.109,58 millones de euros en 2009 a 2.181,97 millones en el último año.
  • La crisis económica, la disminución de las ayudas para la compra de libros de texto y la caída del precio medio del libro, principales causas del descenso de la venta de libros en España.

venden-libros

La facturación por la venta de libros en España no para de caer. Según los datos presentados por la Federación de Gremios de Editores de España (FGEE), durante el año pasado la venta de libros disminuyó un 9,7 por ciento hasta alcanzar un total de 2.708 millones de euros. Estas cifras se traducen en unas pérdidas que ascienden hasta los 291 millones, según muestra el Análisis del Comercio del Libro en España.

Aunque aún no hay datos definitivos, durante la primera parte de 2014 el descenso es más leve y se sitúa entre el 5% y el 10% por ciento. Sin embargo, a pesar de la mejora, señala que se trata de una pérdida que se acumula a las de años anteriores.

Durante los últimos cinco años, el sector editorial ha pasado de facturar 3.109,58 millones de euros en 2009 a 2.181,97 millones en el último año, una caída que tiene su origen principalmente en tres factores: la crisis económica, la disminución de las ayudas para la compra de libros de texto y la caída del precio medio del libro, de acuerdo con la FGEE.

Según ha explicado el presidente de la FGEE, Xavier Mallafré, estas cifras se suman a las pérdidas de los últimos años y, tal y como refleja este estudio, el sector editorial acumula una caída del 19 por ciento en los últimos diez años. No obstante, Mallafré, ha indicado que el sector del libro se mantiene como la primera industria cultural española.

Ante los resultados negativos de la facturación, Xavier Mallafré solicitó a las administraciones públicas un apoyo al sector.“Las administraciones públicas deberían apostar por la cultura y el libro, volviendo a consignar presupuestos para dotar de libros a las bibliotecas públicas y ayudar a las familias para la adquisición de libros de texto”. Destacó que la situación del sector editorial en España difiere de lo ocurrido en los principales mercados europeos, donde la facturación se mantiene, como en Alemania, o tiene una caída más suave como en Reino Unido (un 2%) y Francia (3%).

7cd71-f06e16199febc94ac57c5480a86eca52

Libro digital

Mientras la industria no logra parar la incesante caída en la venta de libros en papel, el digital sigue ganando adeptos. Este formato siguió creciendo el último año hasta alcanzar los 80,26 millones de euros, lo que supone un incremento del 8,1% respecto a 2012. No obstante, se trata tan sólo de un 3,7% de la facturación total.

Estas ventas posicionan a España como el país que más factura por libro digital, por detrás de Reino Unido y seguido por Francia, que ingresó 44 millones de euros el último año. Los libros digitales de texto no universitario y los títulos de ciencias sociales y humanas son los que más ventas acumulan, lo que deja entrever que la piratería está afectando principalmente al género literario, que apenas supone un 17,8% del total de facturación digital.

Aunque los resultados son buenos, la piratería y el 21% de IVA a los libros digitales, impuesta por Bruselas, supone un lastre para el sector.“Estamos viendo cómo reducir el IVA sin ir en contra de las directrices de Bruselas. Es una reivindicación del sector editorial, considerar al libro digital como lo considera la Real Academia y, por tanto, que se aplique el mismo IVA al libro digital que al libro en papel”, destacó la vicepresidenta de FGEE Rosalina Díaz, quien aclaró que existe buena predisposición por parte de los parlamentarios europeos para buscar una solución.

País lector

Destacó que el porcentaje de personas mayores de 18 años que afirma leer un libro o más al año continúa creciendo en España, situándose en torno al 63%, mientras que hace diez años esta cifra era del 53%. No obstante, este porcentaje se sitúa aún lejos de la media europea, que ronda el 70%. “Nos preocupa el contexto de crisis en el que estamos, pues corremos el riesgo de que, si no incidimos en la lectura como hábito de vida, esta brecha entre España y la media europea se acreciente”, destacó Mallafré.

Exportaciones

El comercio exterior se posiciona como el principal contrapeso a las pérdidas en el consumo interior. Las exportaciones se han efectuado principalmente a Francia, Portugal y México, con una ganancia total de 526 millones de euros (un 10% menos que en 2012). El número de ejemplares vendidos se redujo en un 9,6% respecto a 2012, con 153,83 millones de títulos vendidos y una tirada media de 3.223 ejemplares por título, 317 menos que en el año anterior. En el último lustro, la tirada media se ha reducido en 1.100 ejemplares por título.

“Utopía”, de Tomás Moro

“¿No es injusto el país que a los nobles, que así llaman a los banqueros y demás gente parásita, o aduladora, les concede placeres frívolos y sin necesidad, mientras contempla sin pestañear a los labradores, carboneros, peones, carreteros y artesanos, sin los cuales no habría ninguna república? […] ¿Qué añadiré de los ricos que recortan cada día un poco más del salario de los pobres, no sólo fraudulentamente, sino amparados por las leyes? De esta forma, la injusticia que originaba al recompensar tan mal a los que eran más merecedores de la sociedad, se convierte, por obra de estos perversos, en justicia al ser refrendada por una ley.

De esta forma, cuando contemplo estas naciones que actualmente florecen por doquier, no veo en ellas, y Dios me salve, otra cosa que las malas artes de los ricos, que realizan sus negocios bajo pretexto y en nombre de la comunidad. Imaginan e inventan todas las trampas posibles, tanto para almacenar –sin temor a perderla– la mayor riqueza adquirida ilícitamente, como para obtener al menor precio posible las obras a costa de los sudores de los pobres haciéndolos trabajar como bestias. Y estas perversas intenciones las dictan los ricos como ley en nombre de la sociedad, y de los mismos pobres, por tanto.

Sin embargo, esos perversos seres, aun después de repartirse con insaciable avaricia lo que sería suficiente para las necesidades de todos, están muy lejos de la felicidad que se disfruta en la república de Utopía. Allí, eliminado el uso del dinero y con él la codicia, ¡cuántos males no se evitan y cuántos crímenes son extirpados! ¿Quién no sabe que fraudes, robos, rapiñas, riñas, tumultos, sediciones, asesinatos, traiciones, envenenamientos, castigados pero no evitados con tormentos, desaparecerían al mismo tiempo que el dinero? Y de esta forma el miedo, los temores, las angustias, los cuidados, las vigilias desaparecerían al mismo tiempo que el dinero, y la misma pobreza, única que parece que necesite el dinero, si fuera eliminado éste, también disminuiría.

[…] Tan fácil como sería alimentar a todos si no fuera por el bendito dinero, creado para abrirnos el camino de la abundancia, pero que en realidad nos lo cierra”

Tomás Moro ‘Utopía’ (1516, dos siglos y medio antes de la publicación de ‘La Riqueza de las Naciones’ de Adam Smith)