Siguenos en: La Caja Tonta, telebasura, cine clásico y barroco, libros raros, deportes épicos, corrupción política, memoria histérica, noticias absurdas

Contra la soberanía nacional (España es el extranjero)

Rajoy deambula por el mundo en busca de compradores de la deuda española, pero la deuda se ha creado comprando las propias casas dentro de España. Los bancos han venido haciendo paquetes de hipotecas y las han vendido a bancos extranjeros, por lo tanto España se ha endeudado internacionalmente ¡comprando territorio español!

Los bancos que han vendido estas hipotecas, especularon con el precio de la vivienda, pues sus peritos las sobrevaloraban. Ahora con el dinero de la venta de España, el banco de Santander ha comprado una de las principales entidades financieras de Inglaterra, el Abbey que ha pasado a llamarse Santander, y además la mayoría de las sucursales de otros bancos. El Santander se ha convertido en los últimos tres años en el banco mas importante de Inglaterra, mientras que nuestro gobierno lo ha rescatado, no se sabe de qué y le ha dado más dinero, cuando ellos son los culpables de un delito contra la soberanía nacional. Literalmente se han inventado el dinero de las hipotecas de todos los españoles y han vendido el suelo o viviendas españolas a bancos extranjeros, cosa que no hace demasiado tiempo estaría sancionado con pena de muerte por alta traición al Estado. España tiene esa deuda por la vivienda, no comprando material sanitario o escolar.

La gran estafa de los bancos sólo tiene una solución, todos a la cárcel (Botín, Rato y compañía, pues los políticos se han llevado su parte: condonación de deudas a los partidos, ¿quien regala ese dinero?), y como Islandia, se cancela la deuda pues de entrada se ha cometido un delito contra la soberanía nacional. Por eso tocamos a 41,000 euros por individuo, que es el precio de la vivienda de todos los que tienen hipoteca, repartido entre todos los españoles. Pero las hipotecas eran a 50 años, y ahora quieren que paguemos las casas a países extranjeros (Rothschild y amigos) en un tiempo imposible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *