Met Gala 2018

Anoche fue la #MetGala, la fiesta de la moda por excelencia, en la que las celebrities exhibieron toda clase de vestidos extravagantes y lujosos: riquísimas mitras de pedrería, exactas reproducciones de baldaquinos de oro, brocados y coronas de diamantes…

Por algún motivo que no ha trascendido, esta vez no hubo discursos denunciando la opresión que sufren las mujeres en el mundo del espectáculo.

@RafaelGonzalo

La maldición de Ramsey

El futbolista del Arsenal, Aaron Ramsey, arrastra una maldición: cada vez que marca un gol, muere un famoso.

Whitney Houston, Bin Laden, Chavela Vargas, Gadafi, Robin Willliams, David Bowie, Roger Moore… todos nos dejaron tras un gol del jugador galés. Su última víctima fue el astrofísico Stephen Hawking, en marzo.

Bien, pues Ramsey ha vuelto a marcar. Lo hizo el pasado día 5 contra el CSKA, un doblete, y volvió a hacerlo en la vuelta contra el equipo moscovita, el jueves 12. Tres goles como tres soles.

Las consecuencias no se han hecho esperar. En efecto, ese mismo día nos dijo adiós el escritor mexicano y premio Cervantes, Sergio Pitol, y unas horas más tarde el genial director Milos Forman. Sí, dos días después nos abandonaba Vittorio Taviani, también cineasta. Uno por cada gol.

¿Casualidad? Por favor, no seamos ingenuos: la maldición ha vuelto.

P.D.: Me comunican que acaba de caer otra gloria, el actor R. Lee Ermey, el estomagante sargento de hierro de la “Chaqueta metálica”. Esta vez te has cebado bien con el cine. ¡Maldito seas mil veces, Aaron Ramsey!

 

 

 

Prohibido no comprar

Hoy, 24 de noviembre, se celebra desde hace dieciocho años y en más de cincuenta países, el “Día de no comprar” (#BuyNothingDay).

Evidentemente es una celebración contra el consumo desaforado y está promovida por una organización llamada Adbuster: se trata de pasar 24 horas sin comprar absolutamente nada. El presunto objeto de la campaña es tan serio como llamar la atención sobre las injusticias de un mundo en que el poder adquisitivo y la propaganda para el consumo son tan determinantes.

No pretende desterrar la compra, cosa que sería impensable, pero sí incitar a la reflexión sobre ese tipo de adicción en que puede convertirse la compra compulsiva y consumir a todas horas. Los organizadores creen que se puede ser feliz sin consumir, ¿por qué no probar un día al año?

Y en principio, ¿qué podría tener de malo una iniciativa tan bienintencionada? Nada, si no fuera porque el día siguiente, el 25 de noviembre, sólo puede convertirse en el “Día del consumo por duplicado”, siquiera sea extraoficialmente, para resarcirnos de lo que dejamos de comprar el día anterior. De hecho, ahí tenemos la semana del #BlackFriday para corroborarlo.

Quiere decirse que toda esta clase de iniciativas del tipo “Día de móviles caídos”, “Día de no echar gasolina”, “Apagón mundial de 5 minutos”, parecen tratar un problema tan grave como el consumismo con tanta frivolidad y simpleza que resultan completamente inocuas en cuanto al objetivo que dicen perseguir. No reducen ni combaten el problema, sólo posponen el consumo hasta el día siguiente o lo anticipan al anterior, cuando no lo multiplican.

Y por eso tengo para mí que deben venir fomentadas por las propias compañías y empresas a las que se quiere boicotear –telefónicas, eléctricas o energéticas–, que al final son las que salen más fortalecidas.

Basta recordar el famoso caso del “Día de móviles caídos” de hace unos años, con el que se pretendía boicotear los abusos de las compañías telefónicas dejando de utilizar los teléfonos por un día entero. Los memos del planeta colapsaron las líneas a base de enviarse mensajes vía móvil informando acerca del boicot.

El resultado fue el mejor para las compañías: hicieron su mayor recaudación en mucho tiempo.

@Rafael Gonzalo

 

Imperios generadores vs Imperios explotadores

No todos los imperios son iguales. Por un lado, tenemos los imperios generadores y constructores (como el Imperio romano, el de Alejandro, el carolingio o el Imperio español) y, por otro, los imperios depredadores y explotadores (el Imperio colonial inglés, el francés, los imperios precolombinos o el nazi alemán).

El Imperio romano ha dejado (fuera de lo que ahora es Italia) 17 monumentos declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Todas construcciones excepcionales.

Inglaterra, fuera de sus fronteras, únicamente ha dejado cuatro: dos son prisiones (la cárcel en la que estuvo Mandela y el conjunto de las prisiones australianas), otra es una estación de tren en India, y la última un edificio civil (donde se declaró la independencia estadounidense). Ese es todo el legado monumental en el mundo de la época colonial inglesa.

El Imperio español levantó 50 monumentos Patrimonio de la Humanidad fuera de España.

No es lo mismo, ¿verdad?

@Rafael Gonzalo