El mito del patriarcado

¿Cuál de estos modelos diríamos que representa, para el feminismo, el paradigma de la masculinidad, tal como podemos comprobarlo constantemente en los medios e instituciones afines a esta ideología hegemónica?

 

  1. a) ¿Ingenieros, arquitectos, personas versadas en cuestiones técnicas? No.
  2. b) ¿Artistas, escritores, músicos, individuos sobresalientes en campos creativos, filósofos? No.
  3. c) ¿Fuerzas de seguridad, voluntarios y equipos de rescate que acometen actos de heroísmo y salvan vidas arriesgando la suya propia o incluso perdiéndola? No.
  4. d) ¿Personas que, sin heroísmo, pero con trabajo duro y esfuerzo cotidiano sacrifican su vida afectiva enfrentándose al mundo para sacar adelante a sus familias? No.
  5. e) ¿Educadores, jueces y padres de familia que sirven de ejemplo y referencia para millones de niños y adolescentes? No.
  6. f) ¿Trabajadores de la construcción, minería, pesca o transportes que hacen posible que disfrutemos de servicios básicos y que la sociedad funcione, a costa de una elevada siniestralidad? No.
  7. g) ¿Científicos y médicos que descubren y desarrollan vacunas y curas para enfermedades que salvan miles de vidas? No.
  8. h) ¿Innovadores y eruditos que aportan sus conocimientos y descubrimientos para hacer la vida mejor en cualquier campo: astrofísica, informática, antropología, historia, telecomunicaciones, aeronáutica? No.
  9. g) ¿Violadores, maltratadores, acosadores, opresores privilegiados, personas destructivas en general? Sí.

Todos los mencionados, y muchos más, corresponden a roles tradicionales masculinos, debidos tanto a la influencia social y cultural, como sobre todo a la inclinación natural, pero la visión feminista (cualquier feminismo), los medios, organismos e instituciones que aplican la famosa perspectiva de género prefieren quedarse sólo con una opción, la más negativa de todas las posibles.

Y eso a pesar de que dicen defender la igualdad, la inclusión y los derechos de todos, una forma de igualdad e inclusión sorprendente que consiste en criminalizar a la mitad de la población y victimizar a la otra.

Dado que hombres y mujeres no somos iguales por naturaleza ni tenemos los mismos intereses ni cumplimos los mismos roles, sino diferentes y por lo general complementarios, la única manera de igualarnos es por discriminación irracional inversa, y en eso pone su empeño el feminismo gracias a los enormes fondos que recibe.

No en vano, uno de los lemas feministas por excelencia deja clara esta propuesta: los hombres no tienen problemas, los hombres son el problema.

De tal modo que la discriminación contra la mujer es sexismo y la discriminación contra el hombre es igualdad de derechos.

En realidad no hay ninguna diferencia entre odiar a los hombres y considerarlos opresores y privilegiados. No la hay tampoco entre despreciar a las mujeres y considerarlas oprimidas y víctimas históricas.

El feminismo ha demostrado hasta la saciedad, desde hace más de cien años, su incapacidad para afrontar problemas complejos, cayendo una y otra vez en inevitables manipulaciones y groseras contradicciones. Desde que las primeras sufragistas exigían igualdad de derechos, mientras sus padres, maridos e hijos tragaban gas mostaza y se sujetaban las tripas con las manos en las trincheras de la 1ª Guerra Mundial, hasta la actualidad, con millones de mujeres ofendidas porque a ellas les ponen la coca cola en lugar de la cerveza.

La narrativa de que los hombres han construido un sistema para su beneficio y perjuicio de las mujeres durante miles de años, a pesar de que los grandes perjudicados por ese sistema sean ellos mismos (mortalidad laboral, conflicto bélico, suicidio, homicidio, indigencia, esperanza de vida, etc), sólo puede sostenerse partiendo de la premisa de que los hombres padecen de alguna tara mental o moral que los convierte en inferiores a las mujeres, la cual no es una visión muy igualitaria ni dignificadora precisamente.

¿Qué sociedad podría construirse y con qué principios jurídicos y éticos básicos desde unos supuestos tan sesgados y degradantes para todos?

@RafaelGonzalo

Una estupenda página para comprar on line: listademejores.com

Actualmente, existe una gran variedad de productos en el mercado, de modo que no es nada fácil elegir los artículos que mejor se adaptan a nuestros gustos y preferencias.

Como necesito calzado deportivo y no tengo clara la diferencia entre unas zapatillas de fútbol, de tenis o de balonmano, decidí buscar por la red información oportuna al respecto y entonces dí con esta web.

www.listademejores.com es una página muy reciente y actualizada que pretende ayudar a resolver ese problema, proporcionando a los usuarios los consejos y recomendaciones que pueden orientarle para que puedan elegir la mejor opción.

 

Aquí he encontrado recomendaciones acerca de cómo elegir las mejores zapatillas y ha distinguir los tipos de suela para cada terreno, por ejemplo, pero es que además cuenta con información de cualquier sector y un magnífico blog.

 

 

Y hablamos de cualquier artículo: ya sean productos del hogar, tecnológicos, deportivos, de bricolaje, automoción, artesanales o de cualquier otra categoría, en este blog se puede encontrar de todo: consejos oportunos sobre cómo preparar una barbacoa, por ejemplo, o los mejores artículos del mercado en su relación calidad precio, información necesaria para poder decidirse a la hora de adquirir un buen producto, opiniones de los usuarios…

 

Es la web que me ha inspirado más confianza de cuantas he visitado hasta ahora de este tipo, y si alguien encuentra que falta información o evaluación de alguna clase o categoría de producto en concreto, con mucho gusto atienden al visitante, sin ningún compromiso.

Lo he comprobado personalmente.

El mejor grupo oprimido de la Historia

Las mujeres son el único grupo oprimido de la Historia que puede exigir a miembros del grupo opresor que arriesguen su vida para protegerlas en caso de peligro.

El único grupo oprimido con mayor esperanza de vida que el grupo opresor.

El único grupo oprimido que no tiene obligación de realizar los trabajos más duros, exigentes, de mayor riesgo y que provocan mayor mortalidad.

El único grupo oprimido que está reconocido como centro emocional y afectivo de la familia que forma con miembros del grupo opresor.

El único grupo oprimido que puede enviar a la cárcel a miembros del grupo opresor sin más pruebas que su palabra.

El único grupo que recibe millones de euros de fondos públicos gracias a victimizarse por ser un grupo oprimido.

El único grupo oprimido que tiene el control sobre el sexo y lo utiliza para ejercer un dominio contra el grupo opresor.

El único grupo que gasta millones de euros en productos cosméticos y ropa de marca.

El único grupo con más títulos universitarios y menor fracaso escolar.

El único grupo que, en caso de separación o divorcio, tiene prioridad sobre la casa y la custodia de los hijos habidos con un miembro del grupo opresor.

El único que dispone de organismos, instituciones y asociaciones de todo tipo para tratar problemas específicos de su sexo.

El único grupo oprimido con un índice mucho menor de indigencia y que está considerado más digno de protección que el grupo opresor.

El único grupo oprimido que se suicida cuatro veces menos que sus opresores.

El único con menor edad de jubilación, a pesar de vivir más años y monopolizar la sanidad.

El único sin apenas miembros en prisión y que recibe condenas mucho más leves por cometer los mismos crímenes que el grupo opresor.

El único grupo oprimido con porcentajes cuatro veces más bajos de adicción a drogas, alcohol, sexo, juego y otras toxicomanías.

El único que disfruta de más servicios sociales y mejores coberturas, a pesar de pagar menos impuestos que el grupo opresor.

 

Las mujeres son el único grupo de la Historia que deja de estar oprimido y se convierte en opresor sólo con aplicar otro punto de vista, como mínimo, igualmente válido.

Las mujeres son el mejor grupo oprimido de la Historia, la flor y nata, el caviar beluga de los grupos oprimidos.

 

@RafaelGonzalo

Un pueblo de Austria llamado Fucking quiere cambiar de nombre

Sus habitantes están hartos de las bromas y de que les roben las señales de tránsito para llevárselas como souvenir. “Queremos que los turistas nos dejen en paz”, declaró su alcalde.

Si bien en alemán la palabra ‘fucking’ (que se pronuncia como se escribe) no tiene ningún significado, en inglés (pronunciada ‘focking’) despierta todo tipo de chistes, ya que significa ‘sexo’. Y es que desde que los soldados estadounidenses y británicos descubrieron la pequeña villa al norte de Salzburgo en la II Guerra Mundial, turistas angloparlantes se interesan por tomarse una foto en ese lugar, según publica BBC Mundo.

Además, hay quienes se llevan los carteles indicativos como recuerdo y otros más osados que aprovechan la oscuridad de la noche para tomarse fotos debajo de los letreros mientras mantienen relaciones sexuales.

Por todo ello, los fuckingers -gentilicio de los residentes- peticionan la instalación de cámaras para disuadir a los amantes nocturnos y requieren una consulta popular para cambiar el nombre del pueblo.

Años atrás, sus cerca de cien habitantes se habían negado al cambio argumentando que Fucking tiene una larga e intensa historia que se remonta a mil años, aunque ahora cambiaron de opinión y se plantean cambiar ‘Fucking’ por ‘Fugging’.

“Los turistas alemanes quieren ver la casa de Mozart en Salzburgo. A italianos y rusos les gusta celebrar el Año Nuevo por estas tierras. Los japoneses, por su parte, buscan la villa donde nació Hitler, Braunau. Pero en el caso de muchos estadounidenses y británicos lo que están buscando es Fucking. Es una obsesión”, declaró Andreas Behmüller, un guía local.

Para evitar el robo de los carteles, las autoridades ordenaron construir avisos de hierro y concreto anclados en la tierra que “requieren toda una noche para ser arrancados de su lugar”, según la policía local.

“Sólo queremos que los turistas nos dejen solos y en paz. Estamos orgullosos de Fucking”, comentó Franz Meindl, alcalde de la ciudad.

Pero este pueblo no es el único con nombre llamativo en la zona, incluso en alemán. Cerca de la frontera con Alemania está Faulebutter (‘mantequilla podrida’), Katzenhirn (‘cerebro de gato’), Plöd (‘estúpido’) o Warzen (‘verrugas’).

 

Fuente: BBC Mundo