Adiós a un genio: las mejores bandas sonoras de James Horner

Adiós a un genio: las mejores bandas sonoras de James Horner

James Horner fallecía hace unas horas en un accidente de aviación. Deja tras de sí algunas de las mejores bandas sonoras de la historia y un legado inmenso. Ganador de dos Oscars y dos Globos de Oro, su firma aparece en algunas de las películas más exitosas los últimos 50 años. Estas son sus mejores obras.

Titanic

Su obra maestra, y la que le valió un Oscar. Ha sido versionada, repetida y modificada hasta la saciedad, tocada con flautas en colegios y hogares para terror de los vecinos y encumbrada hasta convertirse en una de las bandas sonoras más famosas y reconocibles de todos los tiempos. Hay varias canciones famosas en la banda sonora, desde el tema principal, la suite, alMy Heart Will Go On con Céline Dion y una de mis particulares favoritas aunque no tan conocida, Leaving Port, que suena cuando el Titanic abandona el puerto.

Titanic continúa ostentando el récord de banda sonora más vendida de todos los tiempos.

Braveheart

Braveheart (1995) y Titanic (1997) están separadas por apenas dos años, y la influencia de la primera se nota mucho en la segunda, que tiene sonidos célticos parecidos a los de una gaita, puede apreciarse bien en la suite. Es un recurso que posteriormente haría famoso a Horner. Posiblemente también fue debía su trabajo en Braveheart, como compositor ya consolidado, el que motivó a James Cameron a volver a confiar en él para la Titanic (ya habían trabajado juntos en Aliens 11 años atrás)

Star Trek Wrath of Kahn

En 1982 Horner tenía apenas 28 años. Su carrera había empezado unos años antes con The Lady in Red, que no está entre sus mejores obras pero le ayudó a hacerse un nombre. La película (su slogan es “Ella está hecha de balas, pecado y alcohol de garrafa”) tampoco es una maravilla, en cualquier caso. Un año antes había colaborado con Oliver Stone en The Hand, un auténtico bodrio de pseudoterror que se salva, quizá, precisamente por su banda sonora.

Apollo 13

Annie Lenox puso las voces en dos canciones de la banda sonora de Apollo 13, incluida estaDark Side of the Moon, que referencia al nombre del famoso disco de Pink Floyd, lanzado y grabado de manera casi coetánea (se llevan 2 años) con la famosa misión.

Avatar

Puede que para muchos Avatar sea sólo una versión de Pocahontas con personajes que parecen pitufos, pero a Horner hay que reconocerle la labor soberbia que realizó con la banda sonora acompañando el 3D, los efectos especiales y los paisajes idílicos del planeta Pandora.

Legends of the Fall

Con Legends of the Fall ocurrieron dos cosas: Brad Pitt comenzó a capturar corazones y hormonas (lo complementaría aquel año también con Entrevista con el vampiro) y James Horner firmó una de las bandas sonoras románticas más impecables de todos los tiempos, que encaja a la perfección con el tono de la película y el género western.

An American Tail

El dulce Fievel cantaba este Somewhere Out There en American Tail, una película de animación que, con sus méritos y pese a estar producida por Spielberg, nunca llegó a ser un éxito rotundo.

Cocoon

Dentro de la extensísima obra de Horner aparecen perlas como Cocoon, no tan similares a lo que el compositor había hecho hasta ese entonces. Compuso tanto para esta como para la secuela, mucho menos conocida, Cocoon: The Return.

Aliens

Aliens le supuso a Horner su décima nominación al Oscar y la que es, probablemente, una de las mejores bandas sonoras de toda la saga Alien.

A Beautiful Mind

Basada en la vida de John Nash, que también falleció este año, A Beautiful Mind (una mente maravillosa) consiguió captar a la perfección la mente brillante pero al mismo tiempo esquizofrénica y agitada de Nash.

Una obra colosal

Horner ha firmado las bandas sonoras de algunas de las películas más famosas de la segunda mitad del siglo XX y principios del XXI: Casper, The Amazing Spiderman, Troy, Patriot Games, Patriot Gamesla lista es inmensa.

Fuente: es.gizmodo.com

Ya no puedo vivir sin ti, Juan Ramón

El conmovedor diario de la escultora Marga Gil, que se enamoró en secreto del poeta y Nobel español, se publica 83 años después de quitarse la vida

“No lo leas ahora”. Fueron las últimas palabras que Marga Gil Roësset dijo a Juan Ramón Jiménez, en la casa del poeta en la calle Padilla, de Madrid, mientras dejaba sobre su escritorio una carpeta amarilla. Guardaba la revelación de su amor imposible por él, que la había llevado a una decisión fatal. Marga salió del despacho del escritor, fue a su taller, en el que había trabajado en los últimos meses, y destruyó todas sus esculturas, excepto un busto de Zenobia Camprubí, la esposa de su amado. “No lo leas ahora”… Abandonó el lugar para cumplir el destino que había previsto. Pasó primero por el Parque del Retiro; luego tomó un taxi hasta la casa de unos tíos en Las Rozas y allí se disparó un tiro en la sien.

Era el jueves 28 de julio de 1932. Ella tenía 24 años; él, 51. Ocho meses antes había conocido al poeta y a su esposa, con quienes entabló una sincera y afectuosa amistad. Pero en la joven pintora y escultora, a quien Juan Ramón y Zenobia llamaban “la niña”, también se desató en silencio una pasión amorosa no correspondida. Amenazadora. Hasta que ese amor colonizó toda su vida y la convirtió en tragedia.

“…Y es que…

Ya no puedo vivir sin ti

…no… ya no puedo vivir sin ti…

…tú, como sí puedes vivir sin mí

…debes vivir sin mí…”.

Ese deseo lo plasmó con su letra angulosa en una de las hojas de la carpeta que entregó a Juan Ramón Jiménez (1881-1958). Las escribió en las últimas semanas de ese verano. El autor le hizo caso. “No lo leas ahora”. Un poco de sombra cubrió su corazón para siempre. Un poco de luz salió de allí para su obra poética. Ese otoño del 32, él quiso rendirle homenaje publicando el manuscrito del diario de Gil, pero no pudo. En 1936, salió casi inesperadamente al exilio por la Guerra Civil. Ochenta y tres años después del suicidio de Marga Gil y de la voluntad de Juan Ramón Jiménez (JRJ), ese deseo del poeta se convierte ahora en realidad. Se titula Marga. Edición de Juan Ramón Jiménez y está editado por la Fundación José Manuel Lara. Suma un prólogo de Carmen Hernández-Pinzón, representante de los herederos de JRJ; un texto de Marga Clarck, sobrina de la artista, y escritos del poeta y su mujer sobre Marga Gil. Un relicario literario acompañado por facsímiles de las anotaciones de la escultora y varios de sus dibujos y fotos.

Una de las páginas del diario de Marga Gil Roësset.

Amor, silencio, alegría, desesperación, amor. El desconcierto se plasma en la nota que la joven dejó a Zenobia Camprubí: “Zenobita… vas a perdonarme… ¡Me he enamorado de Juan Ramón! Y aunque querer… y enamorarse es algo que te ocurre porque sí, sin tener tú la culpa… a mí al menos, pues así me ha pasado… lo he sentido cuando ya era… natural… que si te dedicaras a ir únicamente con personas que no te atraen… quitarías todo peligro… pero eso es estúpido”.

Esa confesión figuraba en aquel diario extraviado tantísimos años. Desde 1939, cuando tres asaltantes —Félix Ros, Carlos Martínez Barbeito y Carlos Sentís— robaron la casa de JRJ mientras se hallaba en el exilio. El poeta, quien ganaría el Nobel de Literatura en 1956, siempre estuvo inquieto por el destino de esos documentos. Siempre preguntaba por ellos a su gran amigo Juan Guerrero. Lo recuerda Carmen Hernández-Pinzón, hija de Francisco, sobrino del autor deEspacio y representante de sus herederos. Parte de ellos fueron divulgados en 1997 por el diario Abc. El suicidio de Gil afectó mucho a JRJ y a su esposa. “Los dos quedaron muy abatidos, y él no quiso escribir durante un tiempo. Nunca la olvidaron”, dice Carmen.

Ese “No lo leas ahora” es un asomo al amor que revitaliza la vida y, a su vez, esteriliza a quien no es correspondido, mientras vive de migajas secretas que son el triunfo de su existencia:

“…Y no me ves… ni sabes que voy yo… pero yo voy… mi mano… en mi otra mano… y tan contenta…

…porque voy a tu lado”.

Ahora todos lo saben. Y ella fue más que ese feliz y fatal susurro amoroso. “Quiero que se la conozca como la genial artista que fue y sigue siendo. Muchas estudiosas y especialistas en las vanguardias del siglo XX han dedicado su tiempo a investigar su obra”, cuenta Marga Clarck. La publicación del diario le parece importante, ahora que la figura de su tía se empieza a reconocer. Confía en que sirva “para que ella pueda navegar sola porque su obra es muy potente. Y Juan Ramón quería que ella pasara a la historia como artista”.

El poeta lo sabía. Ese amor desconocido era parte feliz de su vida, aunque no lo pidiera. Era suyo, también. Un rincón de su casa lo inmortalizó. Tras la muerte de Marga, mandó hacer un aparador de roble sobre el que puso el busto de Zenobia esculpido por “la niña”. La cara del amor de su vida cincelada por la mujer que no soportó vivir sin él.

———-

JRJ y Marga en 2015

Monumento de amor, reunirá las cartas entre JRJ y Zenobia donde, además, se ve que se refería a Marga y su hermana como “las niñas” (Residencia de Estudiantes).

Escritos de Zenobia. (Fundación José Manuel Lara).

El silencio de oro. JRJ. Incluye una treintena de textos inéditos (Linteo), con edición de José Antonio Expósito.

Exposición: Lo de Marga. Fotografías de dibujos, esculturas y pinturas de la artista; artículos de prensa que hablan de su trabajo y textos de JRJ sobre ella.

Fuente: El País

Un listado de palabras en español que contienen las 5 vocales

Creo que hay 640 palabras en español que contienen todas las 5 vocales a, e, i, o y u, una de cada y sin repetirse ninguna. Algunas de ellas son estupendas, por ejemplo, la primera de ellas abrenuncio, que es tan buena que la tengo apadrinada en la Reserva de Palabras. A continuación enumero estas 640 palabras:

abrenuncio, aceituno, acudidero, acuífero, adoquier, adulterino, adulterio, aguerrido, aguiero, aguijeño, aguileño, ahuizote, ajicuervo, ajipuerro, albugíneo, almizqueño, amiguero, anfineuro, anguilero, angurriento, anquiseco, antequino, antetítulo, anticuerpo, aperturismo, aquenio, aquileño, ariqueño, arquetipo, arquíptero, arquitecto, arquitector, arseniuro, arundíneo, asecución, aucténtico, audímetro, aurífero, aurígero, auténtico, autocine, aztequismo, azufeifo, barbiluengo, barbiquejo, barquillero, betuminosa, bielorrusa, birrectángulo, bisabuelo, bisagüelo, blanquecino, blanquimento, blanquinegro, bolsiquear, boquifresca, boquillera, boquinegra, boquiseca, borinqueña, borriqueña, borriquera, botijuela, branquífero, braquícero, bribonzuela, brumamiento, bucelario, bufonería, buhonería, buñolería, burielado, buscamiento, buscapleitos, butadieno, butifarrero, buzamiento, cabeciduro, cachicuerno, calumbriento, campichuelo, cañihueco, capitulero, caquéctico, carguerío, carguillero, castilluelo, catequismo, caulífero, cauliforme, cauterio, cedulario, celulario, celulósica, censuario, centrifugado, centrifugador, centunvirato, cigoñuela, cigüeñato, cincuentavo, cincuentona, cochiquera, coguilera, colecturía, coliquera, collipullensa, comiquear, comisquear, comunicable, comunicante, concienzuda, concurrencia, conducencia, confesuría, confiturera, confluencia, confulgencia, conglutinante, congruencia, conquistable, consecutiva, contertulia, contradique, contumelia, contundencia, conventícula, coquería, coquinera, coquizable, corpulencia, correduría, cortisquear, cosquillear, criaduelo, cruentación, cruzamiento, cuadernillo, cuadriforme, cuadrillero, cuajicote, cuajilote, cuajiote, cuakerismo, cuarcífero, cuartelillo, cuartillero, cuatrerismo, cuellicorta, cuellilargo, cuentahílos, cuestación, cuestionar, cuicacoche, culteranismo, cuñaderío, cuodlibetal, curamiento, curanderismo, curialesco, curiosear, charquecillo, chupaderito, chuzonería, decuriato, deglutoria, degustación, delicaducho, delictuosa, delusoria, demudación, denticulado, denudación, denunciador, depuración, depurativo, desahucio, desboquillar, descontinua, descontinuar, descubridora, descuidado, descuitado, desdibujado, desguisado, deslánguido, despumación, destitulado, destruidora, desucación, desudación, deturpación, devolutiva, dominguera, doquiera, droguería, dudamiento, duenario, dulzainero, duodécima, duodecimal, duomesina, eburnación, ecuación, educación, educativo, elocutiva, emboquillar, embrosquilar, embustidora, embutidora, emulación, emulsionar, emundación, encáustico, encubridora, englutativo, enguichado, engullidora, engurriado, enjundiosa, enluciado, enlucidora, enmochiguar, enquillotrar, enquistado, enrubiador, ensuciador, entubación, enturbiador, entusiasmo, enunciado, equitador, equívoca, equivocar, eructación, eruginosa, erupcionar, erutación, escorbútica, escrutiñador, escuálido, escudillador, escudriñador, escultórica, escupidora, escupitajo, esfumación, esguízaro, espiráculo, esquiador, esquifazón, esquilador, esquinado, esquinanto, esquinazo, esquinzador, esquipazón, esquistosa, esquizado, estanquillo, estimulador, estimulosa, estuación, estuario, estudiado, estudiador, estudiantón, estudiosa, estuosidad, euboica, eubolia, eucalipto, eucrático, eufonía, eufónica, euforia, eufórica, eufótida, eutrofia, eutrófica, eutrofizar, evolutiva, excautivo, excluidora, exculpación, excusación, exhaustivo, exhumación, expugnación, expurgación, exudación, exultación, fabriquero, faleucio, fecundación, fecundativo, fecundizador, ferruginosa, feudalismo, filautero, flamenquismo, freudiano, frumentario, funerario, galleguismo, gatuperio, gerundiano, gesticulador, gesticulosa, granujiento, guadijeño, guaridero, guarnecido, gubernación, gubernativo, guijarreño, guineano, guionaje, guisandero, guitarreo, guitarrero, guitarresco, guitonear, gusaniento, hevicultora, hidalguejo, hidalgüelo, hieródula, hipotenusa, hociquear, hormiguear, hormigüela, hormiguera, hormiguesca, humectación, humectativo, humilladero, hurgamiento, hurtadineros, imbabureño, impetuosa, incestuosa, incompuesta, inconmutable, ineducado, inexhausto, infernáculo, inocultable, insepultado, interruptora, interurbano, invernáculo, iroquesa, irresoluta, jaquimero, jerárquico, juntamiento, juramiento, juzgamiento, latigueo, latiguero, latréutico, laudemio, laurífero, lauríneo, lectuario, leguario, leguminosa, lengüicorta, lengüilargo, letuario, lombriguera, longuería, loquería, loriguera, lucianesco, luciérnago, lucharniego, lustramiento, luteranismo, lloriquear, maldispuesto, mallequino, manguillero, manguitero, manigüero, manipuleo, maniqueo, manuelino, manutención, manutergio, maquilero, marisqueo, marisquero, matihuelo, meditabundo, menorquina, menstruación, mensuración, mensurativo, metalúrgico, meticulosa, milonguera, moquitear, morceguila, mordisquear, morisqueta, mosquitera, mudamiento, muestrario, multilátero, murciégalo, murciélago, murcigallero, narigueto, navichuelo, nebulizador, nebulosidad, neptuniano, neumático, neumonía, neumónica, neurálgico, neuroglia, neurótica, neutralismo, neutrónica, niquelado, niquelador, nucleario, numeración, numerario, numerosidad, obsequiar, obsequias, ocurrencia, ojienjuta, ojituerta, olisquear, opulencia, orquestina, orquídea, pacienzudo, palitoque, palitroque, pandemónium, pañizuelo, paquidermo, parquímetro, patimuleño, patituerto, patizuelo, pauperismo, paupérrimo, pecuario, peliagudo, perdulario, perduración, perfunctoria, perjudicado, perjudicador, permutación, persuadidor, persuasión, persuasivo, perturbación, peruanismo, peruviano, petrarquismo, picapuerco, pichagüero, pichuleador, pindonguear, piragüero, piruétano, pitanguero, plumbagíneo, porquecilla, porquería, porqueriza, precaución, preciosura, pregustación, prepositura, presunciosa, primuláceo, progenitura, pronunciable, prosénquima, pudelación, pujamiento, pulsamiento, pulverizador, punicáceo, punzonería, purgamiento, putrefacción, putrefactivo, quebradillo, quebradizo, quejicosa, quejillosa, querindango, quietador, quijotesa, quijotesca, quincallero, quinceavo, quinolear, quintaleño, quintalero, quiroteca, ranquelino, raquídeo, reasunción, rebollidura, recitáculo, reconquista, reconquistar, reconstructiva, recusación, redargución, reducidora, refugiado, refundidora, refutación, regulación, regulativo, reproductiva, republicano, reputación, requintador, resolutiva, resucitado, resucitador, resudación, reumático, reumatismo, revulsoria, riachuelo, rompesquinas, rosquillera, rostrituerta, rubefacción, rubiáceo, rufianesco, rumeliota, saduceísmo, sahumerio, salubérrimo, salutífero, sanguífero, sanguíneo, sanluiseño, sanluisero, saquerío, sardónique, secundario, secutoria, seguidora, segundario, sensualismo, sericultora, sesquiplano, seudónima, simultáneo, sobrequilla, soguería, sonrisueña, sortijuela, subarriendo, subdirectora, subdominante, subitáneo, sublevación, subordinante, subvencionar, sucesoria, sudorienta, sudorífera, sugeridora, sugestionar, superación, superádito, superiora, superlación, superlativo, supersónica, supervisora, supletoria, surrealismo, suspensoria, sustentación, tabiquero, tampiqueño, taquillero, taquímetro, taquinero, tenutario, tertuliano, teutónica, tiracuello, tiracuero, topiquera, toquería, tosiguera, triaquero, trirrectángulo, truncamiento, tuberosidad, tumefacción, turbamiento, turronería, ugrofinesa, ulceración, ulcerativo, ultraligero, unipersonal, univocarse, untamiento, urogenital, urticáceo, useñoría, vaqueiro, vaquerizo, ventrílocua, venusiano, vesiculosa, vestuario, vituperador, vituperosa, volumetría, volumétrica, vomipurgante, vulneración, vulnerario, yeguarizo, zatiquero y zurrapiento.

 

Fuente: http://www.antoniosalmeron.com/articulos/640palabrasconlas5vocalesunadecada.html

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies